Soledades que se juntan

Hola Hola ¿Qué haces? No mucho, estoy en casa porque enfermé. Ya veo, mejórate. Puedes venir si quieres. Pásame tu ubicación. [...] Hola, ya estoy aquí. Ya bajo. [...] Soledades que se juntaron solo para hacerse compañía, para no comer solos, para que sus propias existencias resulten de utilidad mutuamente. Dos soledades que se juntaron … Sigue leyendo Soledades que se juntan

Cuento corto: La puertita de tu corazón

Toc, toc, toc. Llamé a la puerta que me encontré en ese laberinto, ya había recorrido yo otros caminos, todos cerrados, parecía que la única forma de seguir era la esperanza de que esa puerta se abriera. Toc, toc, toc. Primero deslice mis toques amablemente, fui persistente y nada. Toc, toc, toc. Decidí hacerlo con … Sigue leyendo Cuento corto: La puertita de tu corazón