La lloradería 2.0

Vine hasta el otro extremo de la ciudad, como cuando era estudiante, solo que ahora ya me permito acompañar a las tristezas con café.

Tomé el café, me senté en la jardinera, lloro por dentro, nadie lo nota, tampoco es que deban hacerlo.

El sonido de la película al aire, de fondo, junto con mis ideas. Quizás solo es que hoy tuve más tiempo libre del habitual, y así es como entre hábitos terminé acá.

Tomando mis tristezas

a sorbitos

cobijada de fuera

con mi suéter favorito

pero el corazón chiquito

Miro pasar a las personas, como si entre ellas estuviera a quien espero. Soy certeza de que no busco a nadie, aún así, espero…

Esperar, esperar,

estos días,

de eso van

Vine a la lloradería, esperando, sé que nada va a resolverse de un segundo a otro. También sé que necesito que salga junto con la cafeína para sentirme más liviana.

Levedad, qué cliché.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: