El día después. (La primera vez que no fui Pizarnik)

Repaso en las rupturas que he tenido con respecto a mis exvínculos románticos afectivos, hasta hoy había sido como Pizarnik, escritora y mujer que sufrió por el mito de lo que debía ser el amor en ese momento, además de padecer depresión y mirar el mundo desde el respiro existencial.

Es la primera vez que después de terminar no me siento rota, porque me aseguré de mantenerme completa al mismo tiempo que compartí quien era durante la relación. Si bien siento dolor, llorar me ha funcionado, ser amable conmigo y con mis procesos también me ayuda justo ahora.

Hasta hoy no había escrito de él en este blog. Me gustó mucho que procuré decirle y hacerle saber todo lo bonito que sentía: en palabras de voz, gestos y actos. No voy a buscar más razones del porque no funcionó, ninguno tuvo culpa de nada. Existen ocasiones en que la vida solo pasa.

Si llegas a leerme:

Amé coincidir contigo en todos los lugares físicos, incluso en energía. Gracias por estar, por ser, por quererme como sabías y como te lo pedía.

Gracias por haber sido la primera persona en caerle bien a peluso y la primera que le presenté a Monse.

Te amo mucho. Por favor vive mucho, vive mucho, quiere mucho.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: