¿Por qué la mala costumbre de ceder por todo?

Tener un rommie hombre promedio occidental es de las experiencias más complejas cuando estos están acostumbrados a ser ruidosos hasta sin emitir sonido, pero sí logran darse a notar con el relajo que dejan por cada uno de los lugares que ocupan.

Este tipo de hombre que creció sin preocuparse por ensuciar o derramar, porque siempre hubo alguien detrás que arreglaba sus espacios por él. Estos hombres que no sienten pena por hablar cualquier tontería o que se note su darse a notar.

Los notas en cada cuchara que no lavan, en cada traste que colocan mal porque es algo que les viene sin cuidado, que poco piensan sobre el mantenimiento de un espacio compartido. Les notas cuando hacen bolas los trapos que tienen distintas funciones, pero que ellos usan por igual para todo.

Y nosotras preocupadas por ocupar el menor espacio, ser eficientes en tiempo y utensilios ocupados, horarios específicos para lavar o abastecer la alacena.

Qué cansado maternar hombres que ni parimos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s