Te quiero

Te quiero por lo que eres, no por lo que creo que podrías ser.

A lo largo de mis días por la existencia he comprendido —a la buena y a la malas— que la idealización es el mal de las relaciones, sean románticas o no. Sucede en cualquier tipo de relación humana, es un poco obvio aclararlo, pero por si quedaba alguna duda.

Es cierto que el querer es complicado, un lugar común. Pero ¿Qué tan común y hasta dónde se debe aceptar? La realidad es que en cada contexto es dual, desde lo que se da hasta lo que se recibe. Un estira y afloje, hubiese dicho Tere.

Por un lado se nos dice que si queremos a las personas las aceptaremos tal y como son. Estoy de acuerdo, pero lo que deberían incluir es que hay límites. ¿Cuáles? Hasta donde atenta con mi identidad y libertades dentro de una relación. Llámese romántica, familiar o amistad.

Te voy a aceptar con todo y tus defectos, sin embargo, el hecho de que nos relacionemos debe aportarnos algún beneficio a ambas partes. En este caso el beneficio podría ser el crecimiento mutuo y la mejora, el abandono de hábitos que no construyen y el adiós de las insanas costumbres.

Así que sí, te quiero.

Sé que tienes defectos, yo también tengo.

Sé que no eres perfecto, tampoco yo lo soy.

Sé que tienes sueños y haré lo posible desde mi lugar para no interferir en ellos, además de ayudarte si está en mis mano y sólo si tú quieres.

Sé que hay asuntos sin resolver dentro de nosotros, puedes compartirlos conmigo o simplemente me quedaré a tu lado para que no tengas que pasar por ello únicamente tú.

Sé que te quiero porque comprendo que tienes una historia y que hay razones para que cada quien sea como es.

Sé que lo estamos intentando, mutuamente y que no tenemos malas intenciones; sin embargo, puede que en algún momento nos entendamos mal.

Comprendo lo anterior, cada día trato de comprender algo más acerca de nosotros y cómo nos relacionamos con las otras personas.

Creo que es un comienzo para sanar relaciones de todo tipo. Reconocer la presencia del otro, sí, como un ser, también, pero que puede mantenerse en cambio; y que lo idealmente bello sería que fuera para ser mejor persona. Para sí y en consecuencia con el resto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s