¿Cómo llenas mi vacío?

No me lo pregunté hasta hoy, pero confieso que me dio un poco de curiosidad, pero sólo un poco. ¿Cómo llevas mi ausencia? ¿Con qué habrás sustituido mis anécdotas diarias? ¿Sabrás historias nuevas o reciclas las que te conté?

Honestamente no había tenido tiempo para repasar en ti, o bueno, en el recuerdo que se quedó conmigo. Corrí de un lado para otro desde entonces, me ocupé y encontré hasta la mínima tarea para omitirte. Unos días fueron más fáciles que otros.

Pero jamás mi mente resultó tan ociosa como para preguntarme qué estará llenando el espacio que me hice en ti. Lo mejor sería que el hueco esté resanado y sellado, creo yo.

Los olvidos se mueven en transiciones inesperadas; porque se saben existentes, aunque uno en la memoria los lleva con más de tres interferencias. ¿Estaré recordando bien o habré escondido demasiado de ti?

Sé que existes, yo no podría inventar a un ser de tu naturaleza. Lo mío es crear historias, personajes y dejar que tomen personalidad, pero sólo en su trama.

Espero que mi vacío lo llenaras contigo y todo lo que necesitabas para ti. Que de poco en más no robaras la energía de los otros, que supieras ser luz entre la confusión cotidiana.

Dentro de mis deseos más egoístas es que no vuelvas a asomar tu nariz por aquí en mi vida. Creo que es la única razón por la que no me había fijado o imaginado que aún pudiera existir un vacío mío dentro de ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s