Rompiéndola

¿Cómo es que se rompe un año? Hoy la palabra romper se interpreta más como algo increíble, siempre en el sentido de las métricas. Rebasa los límites de algo, se usa para nombrar tendencias en la red. Desde aquí considero que es más una traducción literal del inglés que una interpretación.

La interpretación nace en quienes comprenden cómo es que break funciona con eventos extraordinarios. Funciona en quienes pueden asimilar no sólo la grafía de la palabra, sino su sentido y significado. El acceso no sólo a estudiar o memorizar palabras, es el acceso a la apropiación de una nueva lengua.

El inglés es malo (?)

Hay un viejo dicho que las personas perciben todo a su semejanza o quieren recrear, inventar y difundir como conocen la realidad. Esto viene porque resulta curioso cómo es que aún queremos clasificar todo en el parámetro de lo bueno y lo malo. Todo evento y fenómeno humano, debe descomponerse según su contexto y al mismo tiempo asimilarse como un todo.

Es cierto que varios idiomas dominantes en el mundo se impusieron a distintas regiones y culturas, más en el tiempo de las conquistas y las colonias. Se debe tomar en cuenta que no fue de una forma pacífica, en su mayoría fue a través de la violencia física y dogmática. El inglés no es el único caso, así sucedió con el francés, el chino y el español.

Más que odiar un idioma, se debe contextualizar las razones, si es que se quiere detener en ello. Tener claro que la enseñanza de ciertos idiomas en ciertos períodos de tiempo no son casualidad, antes correspondían al dominio de las tierras y de las personas. Hoy los idiomas responden al flujo en el que se mueve la globalización y los mercados.

La riqueza de los idiomas

No existe idioma mejor que otro, sólo son distintos. Cada uno se ha transformado debido a su uso y a su propia evolución, en gran parte esto se debe a los hablantes; y no sólo a los nativos sino también a todos los que por imposición o necesidad deben adoptarlo.

Recuerdo que en la universidad un profesor estaba muy en contra de los anglicismos y de las soluciones fáciles como las traducciones literales, de una u otra forma nos retaba a encontrar soluciones al interpretar de la mejor forma en el español. Él decía que no era fan del inglés porque no era tan rico como el español.

No es que un idioma no sea rico, es que se suele desconocer más formas de decir o interpretar en un idioma ajeno al nativo. Y este desconocimiento se multiplica a través de los cursos prácticos que se imparten, no es que sean malos, es que sólo cumplen con ciertos parámetros previamente establecidos en un programa de tópicos.

¿Qué significa esto?

El ejemplo que siempre recuerdo es con la palabra ship cuando hace referencia a una embarcación o en general a un tipo de vehículo. En un caso cotidiano se comprende que es una nave-bote, pero cuando va del español al inglés puede que la traducción no sea lo mejor.

En español para embarcaciones a vela se tienen palabras como: bote, carabela, galeón, fragata, corbeta y más. Esto sin contar las embarcaciones a vapor o las de remo. Así que si traducimos cualquiera de estas palabras como ship estaremos acortando la riqueza de una lengua.

Muchas veces se hace por desconocimiento y por salir de la cuestión lo más rápido posible. Pero en otros idiomas también existen diversas formas para referirse a un concepto y muchas veces no se sabe, pero se va aprendiendo conforme se nada más en el otro idioma.

Peeeero…

Aunque en muchas ocasiones el idioma tiene que ver con los hablantes, no se debe olvidar que cada idioma también representa un acto político por sí mismo. Cuando ciertas academias tratan de regular las palabras con su significado, cuando se omiten ciertos conceptos, cuando se cambia o se propone el género en alguna palabra. Estos también son actos políticos.

En otro nivel el hecho mismo de que haya ciertos productos que sólo venga en tal o cual idioma y no se preocupen en su interpretación, lo que obliga a los consumidores a buscar la forma de comprender. También es un acto político en beneficio de algunos, seguramente no de los consumidores.

Otro acto político es cuando la sociedad discrimina a ciertos sectores de la población por carecer del conocimiento para hablar más que su idioma nativo. Acá se culpa al individuo, sin investigar si se tienen oportunidades o no.

El hecho de que en internet está todo al alcance es un discurso tramposo, en general es cierto. Pero ¿Y quiénes no tienen acceso a él? ¿El que quiere sigue pudiendo? ¿Cómo?¿Lo hace holísticamente?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s