¿Es suficiente el amor pleno ante la pobreza económica?

Yo creo que es muy importante saber que nosotros somos valiosos, amarnos y en general esta idea de apropiarse amorosamente de uno mismo. Pero también comprendo que existen límites, no por por falta de optimismo, pero sí por falta de condiciones iguales.

El amor es increíble, sana, ayuda, te hace no perder el ánimo y te mantiene como una persona. Pero el amor mismo no te da de comer, no te viste y en general no es una moneda de cambio ante el sistema económico en el que estamos inmersos.

Muchas de las personas que estamos aquí no elegimos ni si quiera cuál debía ser nuestro nombre. Entonces, ¿es nuestra la responsabilidad del lugar y de la clase económica con las cuales nacimos?

Acá un listillo dirá que uno está donde quiere, y claro, existen casos. Pero ¿cuántos les gustan? ¿uno entre cien? ¿uno entre mil?¿cuántos entre un país como México que tiene más de 120 millones de habitantes? Es un discurso tramposo: que uno es el responsable de su destino.

Según estadísticas del Coneval (2018), la mitad del total de la población mexicana es pobre y de esas la quinta parte vive en pobreza extrema. Es curioso cómo han modificado la clasificación para que las personas crean que no son pobres, porque como siempre ser pobre es malo. De nueva cuenta se responsabiliza totalmente al individuo.

Y no es que yo crea que ser pobre es malo. Pero prestemos atención a los insultos cotidianos más comunes, ya sea en el transporte, en las colonias o incluso en el seno familiar escuchamos expresiones como: pinche muerto de hambre, pinche pobre, pinche naco, pinche mugroso. En fin…

Nadie desea saberse pobre

Un mexicano promedio siempre va a responder que dentro de las clases económicas pertenece a la clase media. La ilusión, se justificará diciendo que tiene un trabajo estable, con un salario estable, con gastos estables, se da el lujo de pagar sistemas de entretenimiento y demás.

Regularmente también tiene cierto nivel de estudios, un poco más que el de la enseñanza básica. Algunos mexicanos serán afortunados si conocen más allá de su estado y país, otros más poseen un capital cultural. Esto y lo anterior dentro de la pobreza-riqueza económica.

Pero, ¿qué hay de la pobreza anímica? Porque uno entra a redes sociales como Twitter y todos se quieren morir, en su mayoría por el ritmo de vida y porque no están logrando lo que se propusieron sería para ellos. Una vez más el tramposo discurso: el que quiere puede.

Así que el amor ayuda, pero actualmente no es suficiente para mantenerse dentro del juego de la vida diaria. Para mantenerse dentro de los mercados —que no son humanos— pero que mantienen a las personas dentro de ellos. Todo se ha vuelto un campo de batallas silenciosas, pero demasiado hostiles.

La pobreza económica no será más que uno de los tantos topes , pero uno de los más grandes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s