Te leo con un ojo abierto y el otro soñando

En algún momento de mi adolescencia jugué con estas palabras, la necedad de no dormir con tal de esperar a que alguien del otro lado de la pantalla —y toda la infraestructura— respondiera. ¿Lo volvería a hacer como hace diez años? No. Eso de volver en el tiempo no me resulta —incluso aunque fuera posible— … Sigue leyendo Te leo con un ojo abierto y el otro soñando