Gordofobia a la mexicana

Columna sólo de opinión.

La sociedad mexicana es muy curiosa, pero sumamente hipócrita. Aplaudimos las muestras de solidaridad, pero nos burlamos de lo diferente. Sin preguntar, sólo juzgamos.

Según la última encuesta del INEGI sobre nutrición y población del 2018. Actualmente 7 de cada 10 mexicanos adultos sufre alguna malnutrición, ya sea anemia, sobrepeso u obesidad. En los niños el panorama no es distinto.

¿Pero de quién es la culpa? ¿Del gobierno?¿De la sociedad mexicana?¿Del individuo?

Nuevamente, las responsabilidades son de todas las personas involucradas. Desde sectores públicos, sociales y privados.

Por una parte la ley dice que el Estado debe garantizar la vida digna de quienes se encuentren en su territorio. No lo dice de forma textual, peeerooo una vida digna también implica una alimentación digna. ¿Se tiene? No.

Pero. ¿Por qué no se tiene?

Primero debemos desmenuzar el contexto.

Hoy vivimos en el terreno de lo global, lo transnacional. Lo cual implica flujos más rápidos en el ritmo de lo cotidiano. Se producen grandes cantidades de comida, más de la que cada individuo necesita. Por ende la industria privada “necesita” venderla.

Eso de necesitar va bien entre paréntesis, porque si se busca justificar desde lo biológico. El ser humano evolucionó para guardar la mayor cantidad de energía sin necesidad de consumir demasiado. Y se gastará en situaciones muy extraordinarias, donde el esfuerzo físico sea un reto.

Retomando. La industria sobreproduce alimentos. Estos son expuestos en todos lados, desde el mercado local hasta los grandes supermercados. La publicidad, las aplicaciones e incluso los videos no tan inocentes que aparecen en las redes sociales para que las personas “aprendan” a cocinar.

Pero no es casualidad que la mayoría de alimentos que se exponen sean dulces e hipercalóricos. Funcionan como una droga en el cerebro. Además de que responden al estímulo respuesta de la conducta.

Y nadie ha legislado nada, al menos en México no. Porque los alimentos se miran inofensivos. ¿Quién podría creer que sólo un paquete de galletas equivaldría en calorías a una comida completa? Acá la diferencia la hace el aporte nutrimental.

Pero acá la culpa según la sociedad misma… SÓLO ES DEL INDIVIDUO. Por su poca fuerza de voluntad ante los antojos, porque no se ejercita adecuadamente y porque carece del conocimiento sobre alimentación adecuada.

¿Neta les cae que sólo sea de la persona quien padece de anemia/sobrepeso/obesidad? ¿Les cae?

Porque según esta lógica, el individuo es quien produce 4 mil kcal extras diariamente, que obvio debe consumir y que obviamente es un débil de mente si no puede restringirse a sí mismo.

Nadie quiere ser gord@ pero tod@s quieren vender panquecitos y tacos

Ninguna comida es mala, sólo es comida.

Acá en México el pensamiento primero de cuando ven a alguien gordo/a es porque no cuida de su salud y se la pasa comiendo chucherías. ¿Neta?

También existen delgados/as que se la pasan comiendo chucherías.

Muchos justifican el ser criticones por preocuparse por la salud de las personas obesas.

Se las compramos. ¿Para cuándo promueven una legislación para que todas las personas podamos llevar alimentación digna y sea parte del esquema de salud? ¿Cuándo su legislación donde la educación básica incluya el conocimiento necesario para estos casos?

Pero no, la sociedad mexicana es de las más solidarias y para nada somos gordofóbicos. Ja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s