Señora Chingada, llévesela. Por favor.

Cansancio Señora, llévese a mi tristeza. Por favor. Ya no sé qué hacer con ella ni dónde ponerla. Todo el tiempo trato de convivir con ella. La escondo de todas las personas que me conocen. La guardo sólo para mí. Pero cada vez es más difícil, la condenada no ha hecho más que crecer. Nadie … Sigue leyendo Señora Chingada, llévesela. Por favor.