Quince minutos

Qué extraños tiempos para ser en Domingo. El día comenzó, sin mí. Yo seguía soñando con las ausencias de mis fantasmas. En el sueño Dominga me contó que aún no podía irme. ¿Por qué no? Ella sólo me miró, se rió y se fue. Sólo ella sabe irse tantas veces. Entre el dolor de cabeza … Sigue leyendo Quince minutos