(?)

Ayer entre las lágrimas y la risa me acusé de patética; ¿Por qué llorarle ahora? ¿Por qué saturarle los medios digitales de mensajes que probablemente no va a leer?

¿Cuál es la necedad de negar los adioses?

Decía Pessoa que todos los amores son ridículos, aunque la única ridícula aquí, soy yo.

Esperando y no, que respondas.

Esperando y no, que yo haya significado algo bonito para ti.

Esperando y no, que me cuentes que fue lo que hice para no merecer oportunidad.

Esperando y no, que me arranquen todo para no sentirme.

¿Qué hice para que no quieras volver a hablarme? Explícame.

Amor y olvido en el tiempo del ghosteo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s