Treinta y uno de octubre

Entre miradas yo le supliqué,

le pedía que fuera incendio conmigo,

quería arder…

Ambos fuimos prudentes.

Él lo fue con casi todo menos sus palabras y lo dijo,

entonces me besó;

en ese momento me despedí aunque no quería,

aunque no lo necesitaba, me fui.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s